domingo, 5 de mayo de 2013

AUTORIDAD para COMPRAR tu producto


Este es otra característica que muchos marketers ignoran frecuentemente. A menudo, un cliente que pueda parecer como un prospecto “caliente”, puede nunca convertirse en un cliente al final.

autoridad para comprar tu producto


Esto sucede cuando diriges tu fuerza de marketing al blanco (target) equivocado.

Por ejemplo,

Tienes un negocio que consiste en vender un servicio de “outsourcing” (contratación externa) y diriges tu campaña a las compañías que puedan beneficiarse de tu producto, donde usualmente tienen a algún manager encargado de evaluar los productos o servicios.

Esta persona puede DESEAR mucho tu producto y quererlo comprar, pero difícilmente va a sacar su dinero de su billetera para comprarlo, si la compañía no autoriza la compra. En este ejemplo, es el dueño quién toma la decisión y a el debes dirigir tu marketing.

Sólo recuerda que siempre debes tratar de llegar al prospecto que tenga la AUTORIDAD para tomar la decisión de compra.

Sin esa persona, no hay venta!

Este principio puede no aplicar a ciertos nichos donde el usuario final es el mismo encargado de evaluar y tomar la decesión de compra.

Buscar en este blog más información