Cargando...

Jeff VS Jane the Killer

Jeff VS Jane the Killer
Jeff VS Jane the Killer.

Los Richardson eran una familia normal, llevaban toda la vida en el vecindario. Su casa había pasado de generación en generación.

La joven Jane Richadson estaba cansada de su vida tranquila, siempre eran las mismas historias, nunca pasaba nada emocionante en ese pueblo.

Un día, mientras soñaba despierta mirando por la ventana vio como un monovolumen cargado de cosas aparcaba en la entrada de la casa de enfrente.

Nadie había vivido allí desde que el viejo señor Johnson se había muerto años atrás. “Vecinos nuevos” pensó Jane emocionada.

Del coche vio como salía un joven de tez pálida con el pelo castaño que vestía una camiseta a rayas negras y blancas. Tras él iba otro chico algo más pequeño. Parecían de su edad. Eran bastante monos la verdad.

-Janeeee, ¡la cena está lista!

A la mañana siguiente, Jane bajó en pijama a desayunar, su madre le contó que la familia Woods se acababa de mudar, que tenían dos hijos y que irían a su mismo instituto. Su madre siempre se enteraba de todo lo que sucedía.

Jane se arregló más de lo normal ese día, se cepilló el pelo con cuidado, se puso su falda favorita y unos calcetines hasta la rodilla. Esperó unos minutos en la puerta a ver si salían los dos hermanos, pero cuando vio el reloj se dio cuenta que llegaba tarde y tuvo que irse corriendo.

Cuando entró en el aula, Jeff ya estaba allí sentado en el pupitre del fondo. Se veía triste, con la mirada perdida hacia la ventana. Enseguida sintió ganas de acercarse para hablar con él pero sonó el timbre, ¡empezaban las clases!

A la hora del almuerzo Jeff se quedó sentado sin moverse de su silla. Jane quería presentarse pero sus amigas la arrastraron al comedor.

Tía, Maikel no me ha invitado al baile, ¡te lo puedes creer?

¿Te ha invitado alguien ya?

Jane hizo caso omiso de lo que decía Steisi, seguía pensando en el chico nuevo.

¿Tia me estás escuchando?

Es importante.

Si, perdona.

Estoy segura de que te lo pedirá pronto.

Al terminar de comer, Jane se despidió de sus amigas y se fue al baño. No quería seguir escuchando cosas del baile de San Valentín para el cual todavía no tenía pareja.

Caminó por el largo pasillo de las taquillas. Al fondo, vio como Jeff guardaba algo en su taquilla cabizbajo.

Cuando regresó a casa después del ensayo de animadoras, era casi de noche. Llovía a cántaros y no tenía paraguas. Caminó con sus botas negras procurando no pisar los charcos.

Entonces, doblando la esquina, se encontró con una situación violenta. Jeff estaba tendido de bruces en el suelo, sangraba por la nariz y por el labio. Toda su ropa estaba empapada y sucia de barro y sangre.

A su lado Randy, Troy y Jake le vaciaban la mochila en busca de dinero.

¿¡Qué mierda es esto!?

Solo tienes basura. Deberíamos darle una paliza para que aprenda a llevar cosas de valor. Me estoy mojando por este imbécil. Vámonos a casa Randy. 
 
Randy le pegó una última patada en el abdomen antes de irse. Jane se acercó corriendo y le ayudó a levantarse, apoyando la cabeza de Jeff en sus brazos.

Tenía los ojos cerrados, parecía que se había desmayado. Al ver su rostro Jane pensó en lo dulce que era y limpió la sangre de su cara.

¿Estás bien? ¿Te duele mucho?

Jeff entreabrió los ojos y la observó con atención. Su mirada penetrante hizo que Jane se sonrojara. Sentía un cosquilleo en el estómago y su corazón se lanzó a latir intensamente.

El sonido de la lluvia fue interrumpido por la suave voz de Jeff.

-Estoy mejor que nunca.- Dijo finalmente con una sonrisa que ella le devolvió.

Él se incorporó algo aturdido con la mano en su estómago donde había recibido las patadas.

Soy Jeff, Jeff Woods.

Soy Jane, tu vecina. Encantada.

“Jeffrey Woods vas a ser mío” pensó.

Gracias por tu ayuda Jane. Si necesitas algo, puedes pedirmelo.

Entonces Jane tuvo una idea. Recordó el odioso baile de San Valentín.

La fecha se acercaba y todavía no había encontrado a nadie que la acompañara. Sería un desastre ir sola y aunque le daba vergüenza pedirselo, se armó de valor.

-Podrías acompañarme al baile. Si no tienes pareja claro.- Jeff aceptó algo sorprendido. Tras el encuentro, se volvieron inseparables.

A Jane le encantaba poder estar con el dulce Jeff. Cuando no estaban juntos, le gustaba observarlo por la ventana.

Pasaron los días y llegó la noche del baile. Jeff estaba muy guapo con su traje negro y la pajarita roja. El color contrastaba con su piel blanca y le daba un aire muy atractivo.

Jane estaba nerviosa. Se había puesto un vestido rojo de lentejuelas y unos zapatos de tacón negros. Bailaron toda la noche como si el resto del mundo no existiera, ella apoyada en su hombro y él agarrado a su cintura hasta que se fundieron en un beso mágico.

(“So hot!”)

De repente aparecieron Randy y sus amigos. Se llevaron a Jeff a fuera y Jane corrió detrás de ellos. Los chicos querían pegarle una paliza.

Jeff entró en cólera y una sonrisa y mirada sádica apareció en su rostro. Terminó matando a dos de ellos.

Randy asustado le cubrió con lejía y alcohol, y le prendió fuego. Jane se sintió impotente ante lo que estaba pasando. Agarró el teléfono y llamó a la policía justo antes de desmayarse. Se despertó en el hospital al lado de sus padres y les preguntó:

¿Qué ha pasado? ¿Jeff está bien?

No vuelvas a hablar de ese chico. Te prohibimos volver a verlo.

Dijo su madre.

Pero mamá Jeff es especial, tú no lo entiendes...

Basta Jane. No hay más que hablar.

Jane desobedeciendo órdenes, se escapó y lo buscó por todas las habitaciones del hospital. Lo encontró con la cabeza vendada.

“¿Qué le ha pasado a su hermoso rostro?”

Pero no importaba cómo hubiera quedado Jeff, ella lo seguiría amando.

Una vez recuperados volvieron a casa.

Aunque Jane tenía prohibido hablar con él, continuó observándole por la ventana y se dio cuenta de que cada vez se comportaba de forma más extraña.

“Es como si no fuera él mismo, esa espeluznante sonrisa no abandonaba su rostro”.

“¿Se habrá olvidado de mí?”

Una noche Jane se despertó al escuchar el ruido de la puerta. Bajó las escaleras y encontró una nota en la cocina que ponía; “no me he olvidado de ti. Ya nadie podrá separarnos”.

Jane asustada agarró un cuchillo afilado. Se dirigió al comedor donde se encontró a sus padres muertos sentados a la mesa y un terrible y espantoso Jeff desfigurado que la estaba esperando.

Su pelo antes castaño ahora era de color negro, sus parpados estaban quemados tenía la boca cortada y la misma mirada sádica que cuando se peleó con Randy.

Jane gritó desconsolada.

Mira quien ha despertado finalmente. ¿Porque pones esa cara Jane? Tenían que irse a dormir. Tranquila yo haré que luzcas tan hermosa como yo.

¿Pero qué has hecho Jeff? ¿Te has vuelto loco? ¿Cómo has podido? Te mataré cueste lo que cueste.

Jeff ya no era el dulce Jeff. Se había convertido en Jeff The Killer.

Le tira gasolina y lejía encima a Jane y le prende fuego a toda la casa. Cuando Jane despertó estaba de nuevo en el hospital y la cabeza le daba tumbos. Una enfermera le informó de que su familia había muerto en el incendio.

Al verse en el espejo se sobresaltó. Su rostro estaba totalmente quemado.

Más tarde llegó un paquete para Jane que contenía una máscara, un ramo de rosas negras y un cuchillo de cocina afilado. Había una nota: "Jane siento que no hayas quedado tan hermosa como yo, pero ahora podremos estar juntos eternamente".

Desde ese día Jane juró vengarse por la traición que supuso el homicidio de su familia.

¿Cómo se atrevía ese maldito Jeff a arrebatarle a sus seres queridos?

El lema de Jane dice lo contrario al de Jeff, "No te vayas a dormir", para así evitar que Jeff consiga hacerles lo mismo a más víctimas inocentes.

Sin embargo; llegado el momento… ¿Será Jane capaz de borrar los fuertes sentimientos que siente hacia Jeff y perpetrar su venganza?

Su mejor amigo, su primer amor..

¿Podrán estar juntos de nuevo o simplemente es la ilusión de un sádico enamorado?

¡Feliz Día del amor y la amistad amigos!

Esperamos que hayas disfrutado esta revisión de la historia de Jeff y Jane especial San Valentín, nos lo hemos pasado muy bien haciéndola.

Danos muchos comentarios si les ha gustado y nos animemos a hacer más historias ¡Nos leemos en el siguiente artículo!
 


Bibliografía

Creepypasta 2675223796903413829

Publicar un comentario

Se pueden publicar vídeos o imágenes con el siguiente formato: [img]enlacedesuimagen[/img] o [video]enlacedeyoutubeovimeo[/video]

emo-but-icon

Página Principal item

Publicaciones al azar

Seguir en Blogger