Cargando...

Bloody Painter

Bloody Painter
Bloody Painter.

Bienvenidos a otro artículo de espanto. Este es Helen, un chico cualquiera de catorce años. Tiene unas ojeras que lo hacen ver como si nunca durmiera. No le importa mucho su desordenado pelo negro, pasa de gastar tiempo en arreglarse, es innecesario.

Se sienta al final de la clase, junto a la ventana. Siempre está dibujando, es su única pasión. Es un ser solitario al que no le gusta socializar.

Este es Tom, lo están arrastrando de nuevo por el pasillo. Siempre se están metiendo con Tom y no es porque alguna vez haya hecho algo, es solo porque la gente tiene esa costumbre.

La situación se repite a menudo y Helen, como todos sus demás compañeros, lo sabe. A pesar de que se siente mal por Tom, no quiere interferir, ya que se convertiría en una molestia.

Esta es Judy, la chica más popular de la clase, ha perdido su reloj y lo está buscando.

-¿Dónde está mi reloj, alguien lo ha visto?-  

Helen la está ignorando, no le interesa. De repente, alguien ve algo que brilla en la mochila de Helen.

-¿Qué es esto?-

Dijo Ben, mientras mete sus manos en la mochila, y saca un reloj adornado con diamantes falsos. Helen está muy sorprendido, cómo demonios ha llegado el reloj a su mochila.

-¡Ah! ¡Ese es mi reloj!-

Dice Judy mientras mira a Helen con una mirada extraña.

-No fui yo-

Dice Helen, mientras sigue dibujando sin levantar la cabeza.

-Sí, claro-

Dice Judy saliendo enfadada de clase con Ben.

Al día siguiente, como siempre, Helen está en su mesa dibujando. Hay una atmósfera extraña.

Las personas susurran cosas sobre él, la palabra ladrón suena en el ambiente. Decidió no decir nada, total, nadie le creería.

Los días pasan y Helen sigue siendo el foco de atención de la clase. Una mañana, Ben toma su cuaderno de dibujos.

-Siempre haciendo estas cosas sin sentido-

Dice Ben mientras agarra unas cuantas páginas y las rompe en pedazos.

En ese momento, Helen se está transformando, sus dibujos son lo más preciado para él. Se levanta y golpea a Ben sacándole el cuaderno de las manos. Helen no es fuerte así que le cae una buena paliza, tiene la cara toda golpeada.

Nadie hace nada. Cuando llega la profesora todo el mundo está sentado en su sitio.

-Pero Helen Otis ¿Qué te ha pasado?-

-No ha sido nada, me caí de las escaleras.-

Afirma Helen.

En casa vuelve a repetir que se ha caído de las escaleras. Sus padres piensan que es un chico normal que ama dibujar y con muchos amigos.

El abuso en la escuela continúa a lo largo de las semanas, Helen no se cree que una maldita confusión con un reloj lo lleve a esta situación.

¿Quién lo culpó en primer lugar?

"¡Hola! ¿Estás ahí?"

Helen acaba de recibir un mensaje de un usuario desconocido en Facebook.

-"¿Quién eres?"-

-"Soy Tom, tu compañero de clase"-

Tom nunca había hablado con él antes, así que se sorprende.-

"¿Qué sucede?"

Escribió Helen.

-"Um… ¿Te encuentras bien?"

Le pregunto Tom

-"No es de tu incumbencia".-

"Mira, se que no te sientes bien. Estás en la misma situación que yo. Realmente quiero ayudarte, pero no se que hacer… Lo lamento".

Después de eso, Tom y Helen continúan hablando, a Helen le gusta tener con quién compartir sus cosas, incluso bromea utilizando “:)” Es la primera vez que Helen tiene un amigo.

"Ven a verme en el techo después de que termine la primera hora. Necesitamos hablar. No preguntes."

Siguiendo sus instrucciones, Helen va con Tom al techo.

-¡Hey Tom! ¿Qué pasa?-

-Um… tengo que decirte algo… algo importante..-¿Recuerdas el incidente del reloj robado?-

-¿Cómo iba a olvidarlo?

Ese fue el inicio de su sufrimiento. Helen asiente.

-¡Yo fui el culpable!-

Tom mira hacia abajo.

-¡¿QUÉ?!-

Helen estaba sorprendido

-Robé el reloj de Judy y te culpe.-

-¿Por qué hiciste eso?

-Quería crear una nueva víctima, mi vida es mucho mejor ahora que todos te molestan a ti-

Tom sonrió.

Helen no puede creer lo que le está pasando, agarra a Tom por el cuello de la camisa, y le da un pequeño empujón, que hace que termine cerca del borde. Tom se resbala y cae trágicamente.

Helen trata de ayudarlo, pero no tiene fuerza.

-Lo siento mucho.-

Llega la policía, están interrogando a Helen. Está en shock y casi no puede hablar. Todo el mundo piensa que Tom se suicidó, al fin y al cabo, es un chico triste con el que todo el mundo se metía.

Helen está llorando en su cuarto, se siente culpable. De repente un pensamiento se cruzó en su mente:

-"No es mi culpa que Tom haya muerto. ¡Merecía morir!". Esto hace que se sienta mucho mejor.-

Helen sonríe espeluznante mente.

-"Tom ha tenido su castigo...Supongo que es hora de que los otros tengan el suyo, ¿no?"-  

Su llanto se convierte en una sonrisa cubierta por la oscuridad y sed de venganza.

Es Halloween y hay una fiesta al día siguiente, por supuesto, Helen no está invitado. Judy y Maggie, la segunda chica más popular de las clases viven juntas en una residencia y están preparando los disfraces para la fiesta cada una en su habitación mientras chatean.

–Judy: ¿quién vendrá a la fiesta? Estoy muy emocionada.–  

–Maggie: la mayoría de nuestra clase estará ahí. Le mande muchos mensajes a Ben, y me salían como leídos pero nunca me contesta, ¿qué le pasará?–

–Judy: probablemente esté ocupado–

–Maggie: es algo raro está pasando…estoy escuchando pasos extraños hacia mi puerta… creo que alguien está merodeando.–

–Judy: ¿quieres que vaya hasta allí?

Usando la mirilla de la puerta Maggie ve algo inusual... –Maggie: ¡oh dios! Hay un tipo afuera con una máscara y una chaqueta azul, tiene un cuchillo y ESTÁ MANCHADO CON SANGRE—mierda!

–Está golpeando mi puerta—

–Judy: oh dios, oh dios, oh dios!!!–

–¡Cálmate! y encuentra un arma o algo! protégete!–

Maggie: –¡Tengo miedo! ¡qué debo hacer?!

Judy: –Maggie!–

–Maggie: –SÁLVAME!–

–Judy: –Maggie, cálmate–

–Maggie, ¿estás ahí? ¿Maggie?–

El mensaje ha sido leído, pero Judy no ve la respuesta de Maggie. De repente Judy oye el sonido de su puerta abriéndose. Se da vuelta y grita asustada –Ahhhhh.–

Una persona con sangre en su máscara y una chaqueta azul interrumpe en su habitación y la apuñala.

Esa noche, todos los estudiantes invitados a la fiesta fueron asesinados. Nadie sabe que ocurrió. El asesino usó la sangre de las víctimas para pintar en las paredes el emoticono de la cara sonriente ":)" Muchos de los cadáveres estaban mutilados y triturados, posiblemente para conseguir más pigmentos.

Helen Otis, el culpable, sigue desaparecido. Sin embargo, en el chat donde Judy y Maggie estuvieron hablando, hay un mensaje escrito después de la muerte de Judy.

No estés emocionada por mañana :) porque no habrá un mañana”.


¿Te gustan los artículos creepypasta? 
 
Visita este enlace del mismo blog para tener más artículos de la misma categoría.
Halloween 6207097741094999890

Publicar un comentario

Se pueden publicar vídeos o imágenes con el siguiente formato: [img]enlacedesuimagen[/img] o [video]enlacedeyoutubeovimeo[/video]

emo-but-icon

Página Principal item

Publicaciones al azar

Seguir en Blogger