Cargando...

El origen de Ticci-Toby

El origen de Ticci-Toby
El origen de Ticci-Toby.

El camino a casa se hizo eterno. Era un día precioso y la luz brillaba a través de las ramas de los árboles.

Conducía una señora de unos cincuenta años de aspecto agradable. Tenía los ojos llorosos de color verde profundo. Su expresión facial era sombría y triste, aunque forzaba la sonrisa.

De vez en cuando miraba hacia atrás en el espejo retrovisor, su hijo se encontraba en el asiento trasero. El muchacho parecía derrotado. Tenía el pelo castaño desordenado y la piel pálida. Sus ojos oscuros lucían vacíos. Llevaba la camiseta y los pantalones blancos que le habían dado en el hospital.

Tenía cortes por la cara, cerca de la boca y su brazo derecho estaba vendado desde la muñeca hasta el hombro, se lo había destrozado cuando rompió el cristal.

Aunque sus heridas parecían dolorosas, él no podía sentir nada en absoluto. Creció con una rara enfermedad que le llevó a ser completamente insensible hacia el dolor. Podría haber perdido el brazo y aun así, no sentir nada.

Además también tenía otro trastorno, el Síndrome de Tourette, lo que le causaba tics incontrolables. Solía mover el cuello y temblar de vez en cuando. Los niños se burlaban de él y le llamaban Ticci-Toby, riendo a carcajadas. Por eso dejó el colegio y fue educado en casa.

Toby Rogers es el verdadero nombre de este chico. Cuando el coche saltó un pequeño bache todo volvió a su mente, el accidente, no podía parar de pensar en su hermana mayor.

Toby había sido el afortunado. Volvió a ver el cristal por todas partes, la sangre, las explosiones.

¿Por qué tenía que haber sido ella?

Todo se quedó en blanco por un momento.

Después de unas horas, llegaron a casa. Era un barrio antiguo, con casitas pintorescas. El coche paró delante de una pequeña casa azul. Había un viejo coche rojo aparcado. Era de su padre. Toby se llenó de rabia y frustración. En realidad él nunca se comportó como un verdadero padre.

Antes de salir del coche le preguntó a su madre:

-"¿Por qué está aquí?"-,

-"Él es tu padre Toby, está aquí porque quiere verte,"-

Su madre respondió con una voz monótona.

- "Si ni siquiera condujo hasta el hospital para ver a Lyra antes de morir"

- "Estaba borracho, no podía conducir"-

Salieron del coche y su padre se quedó parado. La madre lo ignoró y le pasó el brazo por los hombros a Toby mientras caminaban hacia la casa.

-"¿Y qué tal un abrazo de bienvenida?"-

La mujer hizo caso omiso a las desagradables palabras de su marido y siguió caminando.

-¿por qué no te vas a tu habitación para descansar? Voy a buscarte cuando la cena esté lista.

Le dijo a Toby.

El cuarto de Toby era pequeño, sólo tenía una cama, un armario y una ventana. Tenía las paredes adornadas con viejas fotos familiares, bueno de cuando todavía eran una familia.

Antes de que su padre se convirtiera en un alcohólico abusivo. Lo habían pasado mal, su madre y su hermana eran las que peor lo llevaban, él al fin y al cabo no podía sentir dolor. Se sacó la venda del brazo y se lo colocó bien, estaba acostumbrado a caerse por culpa de los tics y recolocarse los huesos.

Bajó a cenar, su padre todavía seguía en la casa. Habló con su madre.

-"¿Cuándo va a irse?"-

-"No estoy segura, cariño"-

respondió ella con tono amable. Cenaron en silencio, pero Toby no pudo probar bocado.

Subió de nuevo a su habitación. No podía dormirse y no dejaba de dar vueltas en su cama. Volvía a escuchar el chirrido de los neumáticos y los gritos de su hermana. Lloró de forma inconsolable con la almohada en la cara para que su madre no lo escuchase.

Un poco recuperado se puso de pie y caminó hasta la ventana. Miró hacia fuera, tratando de calmarse. Se frotó los ojos y observó los árboles. Había algo allí de pie. No sabía exactamente lo que era pero no podía apartar la mirada de esa "Cosa". No tenía rasgos, no había ojos, ni boca, ni nariz. Y sus brazos eran muy largos. Notó un zumbido que se hizo cada vez más fuerte e intenso. De repente, todo se volvió negro.

Toby se despertó en su cama a la mañana siguiente. Se sentía diferente, no estaba cansado en absoluto, en su mente todo fluía de forma distinta. Todo cambió cuando intentó levantarse, estaba muy mareado.Se tambaleó hacia la puerta y bajó.

Sus padres estaban en el salón, su madre limpiando y el padre viendo la televisión en el sofá. La escena se repitió durante varios días. Toby no se encontraba bien y apenas salía de su habitación, no podía soportar que su padre siguiese en la casa y que su madre no lo echase.

Se pasaba las noches mirando por la ventana intentando repetir el momento con la extraña criatura. Estaba más nervioso de lo habitual, sus tics iban a peor y no paraba de morderse las uñas. Un día se pasó y casi se queda sin dedos, no se habría dado cuenta si no hubiese notado como la sangre manchaba sus pantalones. En ese momento su madre entró por la puerta.

Asustada, corrió por una venda y prometió que nunca más lo dejaría solo. Ella se desvivía en atenciones, pero Toby era cada vez más reacio al contacto humano. Empezó a perder sus recuerdos y a tener alucinaciones.

La madre cada vez más preocupada decidió llevarlo a un especialista. La doctora Oliver los recibió.

Era joven, tenía el pelo rubio y llevaba un vestido de lunares. Sostenía una libreta y un bolígrafo.

"¿Toby?"

Preguntó con una sonrisa. Toby la miró y asintió con la cabeza.

"Encantada de conocerte Toby"

La doctora le hizo unas cuantas preguntas sencillas:

"¿Cuántos años tienes Toby?"

"17".

"¿Cuál es su nombre completo?"

" Toby Erin Rogers".

¿Cuando cumples años?"

"28 de abril".

"¿Cuántos miembros son en la familia?"

Toby se detuvo por un minuto...

Mi madre, mi padre, "M-mi hermana"

"Escuché lo de tu hermana querido... lo siento mucho".

¿Recuerdas algo del accidente Toby?"

Toby apartó la mirada de ella. Su mente se quedó en blanco por un momento. Sintió un escalofrío por la espalda, ya no pudo hablar más, se desmayó.

Se despertó en la cama del hospital. El zumbido había vuelto. Giró la cara pero no se encontró al personaje sin rostro. Era su hermana muerta. Tenía los ojos en blanco, la piel pálida y un trozo de mandíbula colgando. La sangre goteaba por su cara. Toby no entendía nada, no podía parar de mirarla.

Se fijó más y se encontró de nuevo con la figura alta. Detrás había filas de niños y adolescentes, con los ojos completamente negros.

Toby trató de gritar, intentó escapar pero todo se volvió oscuro. Se había desmayado de nuevo. Se despertó, sólo había sido un sueño. La cabeza le daba vueltas sin parar, la ira crecía en él, se acordó de su hermana y de su padre…el odio era cada vez más fuerte, tenía que hacer algo.

¿Se estaba volviendo loco?

Se levantó, se puso la sudadera por encima y salió por la puerta de la habitación, le pareció verlo caminando por el pasillo.

Comenzó a caminar en silencio detrás de su padre, su cuello no paraba de temblar. Se fijó que en la pared había colgado un cuadro de seguridad contra incendios. Rompió el cristal con su mano vendada, no sintió nada. Agarró el hacha y la mascarilla, se la puso, también había unas gafas anaranjadas para el humo. Se vió en el reflejo de una ventana. Estaba perfecto.

Comenzó a reír fuerte, casi jadeando. Su padre se dio la vuelta pero sin tiempo para reaccionar. Toby tenía el hacha levantada. El padre gritó por última vez. La sangre empezó a derramarse y salpicar por todas partes.

Sonó la alarma del hospital. Toby sintió su visión borrosa, el zumbido de sus oídos no paraba. A lo lejos volvió a ver la oscura figura imponente. Parecía estar vestido con un traje negro oscuro y su rostro estaba completamente en blanco.

Tenía que seguirlo.

Así fue como Toby Rogers murió y Ticci-Toby nació. 
 

Vídeos 6922354768254245905

Publicar un comentario

Se pueden publicar vídeos o imágenes con el siguiente formato: [img]enlacedesuimagen[/img] o [video]enlacedeyoutubeovimeo[/video]

emo-but-icon

Página Principal item

Publicaciones al azar

Seguir en Blogger