Cargando...

Las historias de Hanako-San, Nure-Onna, Oiwa y Yuki-Onna

Las historias de Hanako-San, Nure-Onna, Oiwa y Yuki-Onna
Las historias de Hanako-San, Nure-Onna, Oiwa y Yuki-Onna.

Hola Suscriptores… ¿qué? ¿Aún no te has suscrito para recibir las últimas novedades de mi blog? Pues qué estás esperando, sólo tienes que hacer clic en suscribirse. 

¿Qué tal van con la cuarentena? 

Nosotros nos hemos dado una escapadita, aunque; lo que realmente nos gustaría es viajar a Japón, la cuna de las leyendas más terroríficas del mundo. 

Aunque les aseguramos que si alguna vez viajamos, serán los primeros en saberlo. 

Y que mejor forma de seguir planificando nuestro viaje soñado que viendo un recopilatorio de los fantasmas japoneses más creepys en este nuevo artículo. 

Tenemos a Hanako-San, Nure-Onna, Oiwa y Yuki-Onna. Cada una más espeluznante que la anterior. Esperamos que lo disfruten y como siempre, puedes contarnos tus ideas para futuros artículos en los comentarios. Los leeremos. 

Hanako-San

Bienvenidos una semana más. Hoy es un día de terror y les traemos una escalofriante leyenda japonesa que les quitará las ganas de ir al baño. 

¿Sabes de quién se trata? 
 
Es Hanako-San; el tenebroso espíritu de una joven que se aparece en los lavabos de las escuelas. Uno de los Yōkai más siniestros del folclore nipón. 

Hanako tiene el pelo negro, corto y lacio. Viste un uniforme escolar con falda roja y tirantes sobre una camisa blanca. Según cuentan, su oscura mirada es capaz de helarle la sangre al más valiente. 

Se dice que Hanako-San es un ritual de iniciación o una prueba de valentía en las escuelas, muy parecido a Bloody Mary o Verónica

No sabemos exactamente por qué, pero las leyendas japonesas parecen estar muchas veces relacionadas con baños encantados. 

Hanako no es una excepción, habita en el tercer baño del tercer piso. Si notas su presencia demoníaca y eres lo suficientemente valiente como para llamar a la puerta, tienes que hacerlo tres veces y preguntar: 

–¿Estás ahí, Hanako-San?– 

Una escalofriante y tenebrosa voz te responderá: 

–Si, estoy aquí– 

Entonces; ella puede desvanecerse sin más, sumergiéndose en el retrete y tirando de la cisterna. O bien; con una mano ensangrentada arrastrarte al interior para matarte. 

El origen de Hanako es incierto, pero muchos afirman que se trata de una niña que falleció trágicamente cuando su escuela fue bombardeada durante la segunda guerra mundial. 

Esto explica su vestimenta, con un uniforme muy similar al de las estudiantes japonesas de la época. 

Su espíritu quedó atrapado entre el mundo de los vivos y el de los muertos y ahora vaga por los lavabos atemorizando a todo aquel que se atreve a molestarla. 

Existen muchas variaciones de la leyenda, pero todas son igualmente aterradoras. 

En una de ellas, Hanako-San puede responder con voz ronca, como si estuviese poseída por Satanás. 

De hecho, se dice que no se trata de una niña, sino del mismísimo diablo que intenta engañarte con voz dulce. Y cuando miras tras la puerta te encuentras con un ser de aspecto monstruoso. 

Para los nipones el número 4 trae mala suerte, ya que fonéticamente, suena muy similar a la palabra muerte. 

En algunas escuelas de Japón cuentan que debes meterte en el cuarto lavabo y una vez en el interior recitar Ichibanme Hanako-San, nibanme Hanako-San, sanbanme Hanako-San, que literalmente significa: primera Hanako, segunda Hanako, tercera Hanako

Entonces, una mano pálida y apestosa aparecerá encima de la puerta del baño. 

Otra forma de convocar su presencia es revolver tres veces el agua del inodoro mientras la llamas sin parar. Del retrete saldrá una mano ensangrentada que intentará atraparte para llevarte con ella. 

En otras versiones, Hanako te persigue hasta en los patios del colegio mientras juegas. Si te caes y te lastimas la rodilla te podría salir el temido hongo Hanako, una mancha blanquecina y que de alguna forma se transmite. 

Este hongo se extenderá por todo tu cuerpo hasta que tengas un aspecto putrefacto. 

Si no quieres ser víctima de este espectro maligno, existen algunas formas de evitarlo. Hanako suele preferir los baños descuidados y poco iluminados, por ello, muchos profesores recomiendan siempre a sus alumnos mantenerlos limpios. 

El riesgo de encontrarte con este espíritu asesino es mucho mayor si lo haces solo. Si permanecen unidos, sus posibilidades de sobrevivir aumentarán. No se separen para ir al baño. 

Si eres muy buen estudiante y has obtenido la máxima nota en algún examen, puedes estar tranquilo, Hanako-San no te atacará, simplemente desaparecerá sin hacerte ningún daño. 

El mito de Hanako ha inspirado a muchos artistas en mangas, animes y películas como Toire no Hanako-San (1995) o Shinsei Toire no Hanako-San (1998). 

Además nos recuerda al personaje Myrtle Warren; La Llorona de Harry Potter, el fantasma de una estudiante asesinada por Lord Voldemort en los baños del segundo piso. 

Ten cuidado, si entras en el baño y sabes que Hanako-San está ahí, no llames a la puerta porque aquello con lo que te encontrarás te perseguirá para siempre en tus pesadillas, si es que eres lo bastante afortunado como para sobrevivir… 

Como ya sabes, el folclore japonés esta lleno de espíritus, fantasmas y demonios poderosos que aterrorizan a los vivos. Estos monstruos se conocen como Yōkai y son seres en busca de venganza. 

Nure-Onna

El siguiente fantasma es Nure-Onna, un espíritu acuático con rasgos de vampiro. 

La Nure-Onna es una serpiente de mar que ronda por las costas y por los ríos, en busca de humanos de los que alimentarse. 

Se encuentran más comúnmente en las costas de Kyushu, al sur de Japón, pero; también hay historias que la sitúan al norte del archipiélago. 

Nure-Onna quiere decir mujer mojada y proviene de que efectivamente, siempre aparece empapada. 

Nos podemos encontrar con dos versiones de Nure-Onna, una sin brazos, que se parece a una enorme serpiente de mar con cabeza de mujer y una con brazos humanos que terminan en garras, como si fuese una sirena, pero con cola de serpiente. 

Aparte de esta diferencia, las dos versiones se ven y actúan exactamente de la misma manera. 

Sus rostros son horribles, tiene una sonrisa malvada y una risa tenebrosa, además cuentan con una lengua bífida. Tiene un precioso cabello negro larguísimo que se pega a su cuerpo que gotea. 

Es físicamente mucho más fuerte que un ser humano, se cree que es lo suficientemente poderosa como para aplastar árboles con su cola. Pero la Nure-Onna prefiere utilizar el engaño y la astucia para atrapar a su presa, en lugar de depender de la fuerza bruta. 

Normalmente nos podemos encontrar a Nure-Onna en la costa, cerca del agua o en la orilla de un río lavándose su hermoso cabello. 

Para atrapar a sus víctimas, muchas veces aparece disfrazada mágicamente como una mujer angustiada que lleva un bebé en brazos. Pide ayuda a los pescadores o al cualquier persona que pase por allí. 

Cuando la presa se acerca, la Nure-Onna te suplicará que sostengas a su bebé por un momento para que pueda descansar. 

Si la persona acepta y toma el paquete, rápidamente se vuelve tan pesado como una roca y su víctima no puede moverse. Entonces; es cuando la Nure-Onna es libre de atacar a su víctima indefensa, alimentándose de su sangre, que chupa con su lengua larga y serpentina. 

En otras versiones la Nure-Onna atrapa a sus víctimas haciéndose pasar por una mujer que se está ahogando. Cuando alguien se acerca para intentar salvarla es cuando ataca. 

Nure-Onna aparece con frecuencia junto a otros  Yōkai como la Iso-Onna, ya que habitan en los mismo entornos y comparten la misma dieta. 

La  Iso-Onna, también conocida como la mujer de la playa, es un peligroso espíritu vampiro que suele vagar por las costas del oeste de Japón en busca de pescadores y viajeros para alimentarse. 

Las leyendas no se ponen de acuerdo con su apariencia, aunque en la mayoría de los casos, se manifiesta como una mujer hermosa que acaba de salir del agua. Su cabello le llega casi a los pies y está enmarañado. Tiene unos ojos atractivos y suele llevar un ligero camisón blanco. 

De la cintura para arriba su apariencia es femenina, pero de cintura para abajo su cuerpo se hace borroso y transparente, mostrando su naturaleza fantasmal. 

Cuando la Iso-Onna aparece ante los humanos en playas arenosas, se muestran como seres hermosos mirando al mar. Si alguien se acerca y trata de hablar con ellas, se dan la vuelta y sueltan un grito ensordecedor que aturde a la víctima. 

Luego arremeten con su largo cabello y arrastran a su presa hacia el mar, donde le extraen toda la sangre con el pelo. 

En las costas rocosas sin playas de arena, Iso-Onna aparece sentada en los acantilados y llama a los transeúntes con una voz hipnotizante que los hace caminar directamente hacia ella. 

Tanto Iso-Onna como Nure-Onna se encuentran más comúnmente durante las temporadas de vacaciones de Obon, una festividad japonesa que honra a los espíritus de sus antepasados y también en Nochevieja, cuando el límite entre el reino de los vivos y el reino de los muertos se puede cruzar más fácilmente. 

Oiwa

Continuamos con la mujer fantasma Oiwa

Bienvenidos a un nuevo episodio de terror. En esta ocasión regresamos a Japón para traerles la adaptación de una de sus historias más conocidas y terroríficas: la venganza de la mujer fantasma Oiwa

Hace mucho tiempo existió un samurái llamado Iemon, que caído en desgracia al no tener ningún amo al qué servir, se vio obligado a fabricar sombrillas para mantener a su familia. 

Su esposa Oiwa, era una mujer muy hermosa, pero tras dar a luz a su primer hijo cayó enferma. 

A Oiwa no le importaba la pobreza de su familia, ya que era feliz tan solo por estar junto a la persona que amaba. Sin embargo Iemon; se avergonzaba de su situación y con el tiempo comenzó a aborrecerla por conformarse con una vida tan miserable. 

Después de un tiempo, una joven llamada Oume, nieta de un acaudalado doctor, se enamoró perdidamente de Iemon. Conocedor de la situación, un día el abuelo de la muchacha le propuso trabajar para él como samurái a cambio de tomarla como esposa. 

Seducido por la propuesta, ambos planean deshacerse de Oiwa, y le hacen llegar a un remedio con el qué curar sus males. 

No obstante; la supuesta medicina era en realidad un veneno, que progresivamente fue desfigurando su rostro. 

Sus ojos comenzaron a descolgarse y un día, mientras se peinaba el cabello, varios mechones se le cayeron de cuajo, dejando un rastro de sangre en su cara. 

Aunque Oiwa sabía que algo le sucedía en el rostro, eran tan pobres que ni siquiera tenía un espejo en el qué mirarse. 

A medida que su belleza se iba deformando, Iemon comenzó a insultarla y a despreciarla. 

Al no conseguir matarla por medio del veneno, mandó a un sirviente llamado Kohei para que la sedujera y tener así una excusa para abandonarla. 

Pero, llegado el momento el sirviente se apiadó de ella, le reveló los planes de su esposo y le tendió un espejo. 

Al verse, Oiwa entró en desesperación y comenzó a forcejear con Kohei, degollándose a sí misma con su katana. 

Mientras se desangraba, utilizó su último aliento para maldecir a Iemon y jurar venganza. 

Cuando él regresó a casa, descubrió el cuerpo sin vida de su esposa, pero no vio rastro del sirviente. A sabiendas de que su testimonio podía comprometerlo, lo mandó buscar y lo mató. 

Decidió deshacerse de los cuerpos clavándolos a unas tablas y arrojándolos al río. 

Al fin se sintió libre de casarse con Oume, y celebraron una gran boda. Aquella misma noche, cuando la pareja ya se encontraba a solas, Iemon se dispuso a descubrir el velo de la joven. 

Pero… detrás de la fina tela quien le sonreía no era la cándida Oume, sino el rostro desfigurado y sangriento de Oiwa, clamando venganza. 

Tomó su espada y cortó la cara de su difunta esposa, que gritó desgarradoramente al contacto con el acero. Pero cuando su cuerpo cayó al suelo, Iemon descubrió que en realidad había asesinado a Oume y huyó despavorido de la habitación. 

Mientras cruzaba el pasillo, se le apareció la lánguida figura de Kohei. Tomó nuevamente su espada y volvió a cortar. Pero tras degollarlo, se dio cuenta de que se trataba del cadáver de su suegro. 

Totalmente presa del pánico, huyó del lugar y fue a refugiarse en las montañas. 

Iemon, jamás descansó de aquellos sucesos. En todas partes y en todo momento veía a Oiwa; en su reflejo en el agua, en las luces nocturnas… siempre lo acompañaba su desfigurado rostro. E incluso empezaba a escuchar su voz. 

Un día que fue a pescar se le aparecieron en el río las tablas con los cuerpos putrefactos de Oiwa y Kohei, que le recriminaban sus acciones desde el más allá. 

Comenzó a volverse loco; no obstante, tampoco estaba dispuesto a confesar sus crímenes. 

Hasta que un día llegó a su escondite el hermano de Oiwa, que tras conocer sus fechorías lo desafió a muerte. 

Los dos se prepararon para blandir sus armas, decididos a acabar con la vida del otro. Iemon tenía una clara ventaja como samurái, y pronto logró acorralar a su oponente. 

Pero en el momento en el que iba a asestar el golpe de gracia, se le apareció el rostro de Oiwa. Quedó totalmente paralizado por el terror, momento que su adversario aprovechó para propinarle un golpe mortal. 

Iemon se desplomó con una expresión de horror en el rostro y lo último que vio antes de morir fue la macabra sonrisa de Oiwa. Por fin había completado su venganza. 

En esta ocasión viajamos de vuelta a Japón y la mitología  Yōkai para hablarles de un temible yūrei o aparición fantasmal. 

Yuki-Onna

Se trata de Yuki-Onna, la llamada mujer de la nieve. 

Su apariencia es la de una mujer joven de gran belleza, estatura alta y largos cabellos. Pero sus ojos pueden causar auténtico pavor con sólo mirarlos y su piel es muy pálida, tanto que parece casi transparente. 

Suele llevar puesto un kimono blanco, pero en algunas leyendas se aparece también desnuda recostada en la nieve, con su cara y melena como único contraste con su alrededor. 

Al moverse flota sobre la nieve sin dejar huella, incluso algunos dicen que no tiene pies, una característica común a muchos Yokai

Si se siente amenazada, puede desvanecerse transformándose en una nube de niebla o nieve, ya que está asociada al invierno y a este tipo de paisajes nevados y suele aparecerse cuando hay estas condiciones. 

En cuanto a su origen, parece ser el espíritu de una mujer embarazada que murió congelada en la nieve. Por eso en ocasiones se manifiesta sosteniendo a un niño en brazos. 

Otras versiones dicen que se trata de una princesa de la luna, que cansada de su vida en el cielo, descendió durante una nevada para explorar la tierra y después no supo como regresar a su hogar. 

Su naturaleza es malvada, hipnotiza con su belleza a los viajeros agotados por luchar contra la tempestad y utiliza su aliento helado para calmarlos y dormirlos hasta que pierden el conocimiento y se convierten en estatuas de hielo. 

A veces simplemente hace que se desorienten y mueran perdidos en medio de la nieve. 

Pero, en otras leyendas aparece como un personaje mucho más agresivo. Entra en los hogares de la gente, echando la puerta abajo con una ráfaga de viento, para matarles mientras duermen. 

Incluso de vez en cuando adopta la forma de un Súcubo o demonio femenino, para seducir a hombres débiles y mediante un beso arrebatarles su fuerza vital. 

Como ves tiene múltiples manifestaciones y según viajemos a una u otra zona de Japón, escucharemos versiones distintas. 

En la prefectura de Niigata se cuenta que rapta niños. En Iwate y Miyagi se dice que roba las almas y en Ibaraki que empuja a los hombres que la ignoran a los barrancos. 

En Aomori recibe el nombre de Ubume y le pide a los viajeros que sostengan a su bebé, que resulta tan pesado que la persona no puede moverse y muere congelada. 

Y es que Yuki-Onna es uno de los personajes más clásicos de la cultura japonesa. Es habitual verla aparecer en franquicias de mangas, animes y videojuegos más populares, como Crayon Shin Chan, One Piece, Ranma ½ o Final Fantasy

Pero Yuki-Onna también tiene un lado piadoso como demuestra el relato más popular, que se encuentra en el libro recopilatorio de Kwaidan, del estudioso de la cultura oriental Lafcadio Hearn

Una noche de invierno, Minokichi y su maestro Mosaku regresaban a su hogar después de un largo viaje. 

El último obstáculo que les quedaba era cruzar el río, pero al llegar comprobaron sorprendidos que el barquero no estaba y las inclemencias del tiempo les obligaron a pasar la noche en la cabaña de este. 

Mosaku cayó rendido, pero su joven discípulo tardó en dormirse por el sonido de la helada que golpeaba la puerta. 

Cuando por fin lo consiguió, una ráfaga de viento y nieve que impactó contra su rostro le despertó nuevamente. 

Minokichi abrió los ojos y descubrió que la puerta se había abierto y que una bella joven de largos cabellos y kimono blanco inmaculado estaba inclinada sobre su maestro, besándole con sus labios azules. 

Se giró y se abalanzó también sobre el joven, que intentó resistirse sin éxito. 

La mujer se le quedó mirando y le susurró con su aliento helado que pensaba hacerle lo mismo que a su maestro, pero que debido a su juventud y belleza le perdonaba la vida. 

Eso sí, a condición de que nunca jamás contase a nadie su encuentro,  si no moriría al instante. 

Cuando se desvaneció, Minokichi trató de despertar al anciano, pero su cuerpo estaba frío y rígido como el hielo. 

Después de un año regresó el invierno y un día que Minokichi volvía a casa coincidió con una bella muchacha de nombre Yuki, que se dirigía al poblado para trabajar ofreciéndose como sirvienta. 

El joven quedó prendado de su belleza y no dudó en acogerla en su hogar. 

Poco después se casaron y Yuki dio a luz a diez hermosos niños, que sorprendentemente tenían la piel más pálida de lo habitual. 

Una noche, mientras Yuki cosía a la luz de una lámpara, Minokichi observó su rostro y le confesó que le recordaba a una figura que había visto años atrás, un espíritu del más allá que le arrebató la vida a su maestro con su gélido aliento. 

Al oír estas palabras, Yuki dejó de repente sus labores y una sonrisa horrible se dibujó en su rostro. Se acercó lentamente a Minokichi entre carcajadas siniestras, transformándose en el fantasma y reprochándole haber faltado a su palabra. 

–Desgraciado, si no fuera por nuestros hijos, te mataría ahora mismo. Recuerda esto, si alguna vez se quejan de ti lo sabré. Y una gélida noche, cuando caiga la nieve, vendré a por ti y te mataré.– 

De repente, el espíritu se convirtió en una pálida niebla y ascendió por la chimenea para no regresar nunca jamás. 
Leyendas 2112676109242753824

Publicar un comentario

  1. Mi marido es un hombre muy rico y soldador. Hicimos el dinero juntos unos meses más tarde, comenzó a ligar con malos amigos. En mi nota que él estaba teniendo una aventura con otra mujer, el abogado de la familia me llamó y me preguntó si mi esposo y yo teníamos un mal entendimiento porque mi esposo había cambiado el nombre por escrito. Le llevó todo lo que tenemos a su novia, lo que significa que yo no tengo ninguna parte en la familia. https://drakhigbespellhome.wordpress.com/ Estaba frustrado y desanimado. Hasta que un amigo me aconsejó que visitara a un lanzador de hechizos para que todos mis problemas se resolvieran en 48 horas, entonces me comuniqué con el lanzador de hechizos que me presentó. Dr. Akhigbe (akhigbespellhome@gmail.com) hechicero, el Dr. Akhigbe promete que todo estará bien. Unas semanas más tarde mi esposo regresó a casa, de rodillas suplicando, pidiéndome que perdonara y olvidara el pasado y afrontara el futuro por delante. ahora mismo tengo el control total del acceso de mi esposo. llame o Whatsapp +1(409)401-4679 si necesita su ayuda.
    https://drakhigbespellhome.wordpress.com/

    ResponderBorrar
  2. Mi marido es un hombre muy rico y soldador. Hicimos el dinero juntos unos meses más tarde, comenzó a ligar con malos amigos. En mi nota que él estaba teniendo una aventura con otra mujer, el abogado de la familia me llamó y me preguntó si mi esposo y yo teníamos un mal entendimiento porque mi esposo había cambiado el nombre por escrito. Le llevó todo lo que tenemos a su novia, lo que significa que yo no tengo ninguna parte en la familia. https://drakhigbespellhome.wordpress.com/ Estaba frustrado y desanimado. Hasta que un amigo me aconsejó que visitara a un lanzador de hechizos para que todos mis problemas se resolvieran en 48 horas, entonces me comuniqué con el lanzador de hechizos que me presentó. Dr. Akhigbe (akhigbespellhome@gmail.com) hechicero, el Dr. Akhigbe promete que todo estará bien. Unas semanas más tarde mi esposo regresó a casa, de rodillas suplicando, pidiéndome que perdonara y olvidara el pasado y afrontara el futuro por delante. ahora mismo tengo el control total del acceso de mi esposo. llame o Whatsapp +1(409)401-4679 si necesita su ayuda.
    https://drakhigbespellhome.wordpress.com/

    ResponderBorrar

Se pueden publicar vídeos o imágenes con el siguiente formato: [img]enlacedesuimagen[/img] o [video]enlacedeyoutubeovimeo[/video]

emo-but-icon

Página Principal item

Publicaciones al azar

Seguir en Blogger

Archivo del Blog