Cargando...

¿Cuánto vive una mosca?

¿Cuánto vive una mosca?
¿Cuánto vive una mosca?

¿Es cierto que las moscas viven solamente veinticuatro horas?

Pues no, una mosca común o mosca doméstica vive de 15 a 25 días; pero en condiciones óptimas llega a superar los 60 días.

La vida de una mosca depende de la temperatura y del acceso al alimento. Las moscas son conocidas como uno de los insectos más molestos del mundo y te las puedes encontrar en absolutamente cualquier lado, siempre están ahí.

Estas compañeras de vida, son insectos diurnos que poseen un cuerpo dividido en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen.

Los ojos de estos pequeños insectos están compuestos por miles de lentes que son sensibles a la luz y que limpian constantemente con sus patas. Las piezas bucales de las moscas domésticas están adaptadas para succionar o lamer.

¿Entonces las moscas no pican?

Si; en el campo, sobre todo cerca de los establos, abunda la mosca del establo que pica y su picadura es un incordio.

Las moscas únicamente cuentan con dos alas y tienen el cuerpo cubierto de sedas sensoriales que les permiten oler y saborear sin necesidad de aproximar su boca.

Su ciclo de vida se divide en cuatro fases: huevo, larva, pupa y mosca adulta.

Durante las fases de huevo, larva y pupa las moscas necesitan temperatura cálida de diecisiete grados a treinta y siete.

Tardan de siete a diez días en convertirse en moscas adultas y es la más larga si se mantienen en un ambiente con temperatura más fresca, de entre diez y veintiséis grados centígrados.

A menos de siete con dos (7´2 oC) y sin comida, especialmente azúcar, viven únicamente de dos a tres días.

Estos datos son para las moscas comunes pero la verdad es que hay muchísimos tipos de moscas. Solo en España hay más de 50.000 especies identificadas, mientras que en México tan solo se han encontrado 67 especies en 27 géneros.

Como suponemos que ya haz intuido, las moscas son los insectos más comunes del planeta. Habitan prácticamente en todos los países del mundo, tanto en climas cálidos como en climas fríos. Se alimentan de todo tipo de desechos humanos y animales que contengan un mínimo de nutrientes.

Son molestas, husmean en nuestra comida y escapan hábilmente de nuestros intentos para espantarlas pero también hacen una labor importante para el medio ambiente. Su trabajo como polinizadoras y la posibilidad de usarlas para controlar las plagas, proporcionan grandes beneficios.

Durante el invierno, la mosca doméstica se encuentra o bien en la etapa de larva o de pupa debajo de pilas de estiércol o cualquier otro sitio que esté protegido. Pero con la llegada del clima caluroso del verano, entre marzo y septiembre, estos insectos se reproducen por millones. Pueden existir de diez a doce generaciones de moscas.

¡Es de agradecer que durante el resto del año ralenticen sus ciclos de vida!

A lo largo de la historia las moscas se han representado en la mitología y en la literatura como agentes del deterioro y la muerte. Los griegos incluso tenían un Dios que se encargaba de cazar y ahuyentar a estos animales, Myiagros.

Sin embargo; en otras culturas la mosca es un símbolo de insistencia, como en el antiguo Egipto, que eran el mayor galardón militar concedido por el faraón.

¿Quién lo habría pensado, no?


Bibliografía

Blog 2106875696812158201

Publicar un comentario

Se pueden publicar vídeos o imágenes con el siguiente formato: [img]enlacedesuimagen[/img] o [video]enlacedeyoutubeovimeo[/video]

emo-but-icon

Página Principal item

Publicaciones al azar

Seguir en Blogger